La historia del portaaviones Dédalo y como su incorporación supuso un cambio radical para la Armada Españolo es bien conocida. Pero, ¿y si el Dédalo no hubiera sido el portaaviones ligero USS Cavot si no otro portaaviones? ¿habría sido diferente el desarrollo de la Armada?

Un Portahelicópteros para la Armada Española

Tras la Segunda Guerra Mundial, todas las Armadas tenían claro que el trono de buque principal había pasado del acorazado al portaaviones.

La Armada Española no era una excepción, pero el aislamiento internacional y la carencia de recursos hizo misión imposible incorporar algún buque de ese tipo a nuestra flota.

Uno de los proyectos fue la conversión en portaaviones del pecio del crucero pesado italiano Trieste pero el estado del barco y las limitadas capacidades de nuestra industria en aquellos años  dieron al traste con el proyecto, desguazando finalmente el malogrado crucero sin haber realizado ningún trabajo.

También hubo planes para la conversión del crucero pesado Canarias en portaaviones, pero nuevamente las carencias de nuestra industria y el total desconocimiento de la tecnología asociada y especifica de un buque de ese tipo, desaconsejaron el inicio del proyecto.

En 1963, durante la negociación del nuevo acuerdo con Estados Unidos, la Armada expreso su interés por la cesión de un buque portahelicópteros como plataforma para los nuevos helicópteros que se estaban adquiriendo, como los SH-3D Sea King.

¿Un Essex en la Armada?

Finalmente, en julio de 1965, el senado de Estados Unidos aprobó la cesión de un portahelicópteros a la Armada Española.

En Julio de ese año se recibió la oferta del portahelicópteros de asalto anfibio Thetis Bay LPH-6, antiguo portaaviones de escolta de la clase Casablanca, oferta que fue rechazada por las limitadas características del barco.

La siguiente oferta a la Armada fueron el Cabot y el San Jacinto, dos portaaviones ligeros de la clase Independence, y el Lake Champlain, un portaaviones de escuadra de la clase Essex.

En noviembre, una comisión de la Armada comandada por el capitán de fragata Saturnino Suanzes visito los 3 buques ofrecidos en la base de Norfolk.

El primer candidato elegido fue el Lake Champlain.

Portaaviones clase Essex

Los portaaviones clase Essex son la clase más numerosa de portaaviones de escuadra construida y son considerados como los mejores buques de su tipo que combatieron en la Segunda Guerra Mundial.

USS Yorktown CV-10 Portaaviones clase Essex

Entraron en servicio 24, varios de ellos después de la rendición del Japón. Otros 8 miembros de la clase fueron cancelados, incluidos dos que ya habían sido botados.

Hasta el final de los años 50, fueron el núcleo de la flota de portaaviones de la US Navy. Salvo dos de ellos (Franklin y Bunker Hill), gravemente dañados por ataques japoneses, el resto sirvió durante la década de los 50 y 60, siendo retirados en los años 70.

A lo largo de su dilatada carrera operativa, sufrieron varias modernizaciones y reconstrucciones. Las más extensas les dotaban de catapultas de vapor y cubiertas oblicuas que les permitían operar con aviones como los F-8, A-3 o A-4.

Publicidad



Inicialmente clasificados como CV (portaaviones de escuadra), fueron empleados como CVA (portaaviones de ataque), CVS (portaaviones antisubmarinos) y LPH (portahelicópteros de asalto anfibio).

Al final: Portaaviones Dédalo

Como es bien sabido, la Armada selecciono al final el Dédalo. Con el presupuesto disponible, la composición del Arma Aérea de la Armada en aquel momento y las capacidades del país, fue la elección más razonable en ese momento, y como se demostró al paso de los años, la mejor.

Si comparamos las características principales de ambos barcos y el barco buscado por la Armada, es evidente que el Cabot era la mejor elección.

Lake Champlain CVS-39Cavot CVL-28
Dimensiones  

Eslora

273,7 m189,9 m

Manga

46,3 m33,2 m

Calado

9,05 m8,5 m
Desplazamiento

Standard

28.204 t13.000 t

Plena Carga

40.600 t16.185 t
Propulsión

Calderas

4 Babcock & Wilcox4 Babcock & Wilcox

Turbinas

4 Westinghouse4 General Electric

Potencia

150.000 hp100.000 hp

Velocidad

31 nudos31 nudos

Autonomía

20.000 millas a 15 nudos7.200 millas a 15 nudos
Armamento

Cañones

8 x 127mm

24 x 76mm

26 x 40mm
Tripulación2.895 hombres1.112 hombres

¿Hubiera sido diferente?

Si la Armada hubiera seleccionado el Lake Champlain, ¿hubiera cambiado la composición y la evolución posterior del Arma Aérea de la Armada?

Como hemos comentado, al barco sólo se le había modernizado al nivel SCB-27A, por lo que sólo disponía de catapultas hidráulicas y carecía de pista oblicua, requisitos fundamentales para poder operar aviones como el A-4 Skyhawk o el F-8 Crusader.

Aunque el buque hubiera dispuesto de estos dos elementos, catapultas de vapor y pista oblicua, es poco probable que EEUU nos hubieran cedido cazas o aviones de ataque capaces de operar en su cubierta (básicamente los mencionados A-4 y F-8). Tampoco resulta factible que la Armada, con los limitados presupuestos disponibles, hubiera podido operar esos aparatos.

Si es más probable que se hubiera obtenido algún avión antisubmarino S-2 Tracker, como los operados por las armadas de Australia, Argentina o Brasil en sus portaaviones ligeros de origen inglés.

Pero, al dedicarse únicamente al uso de helicópteros, lo más razonable hubiera sido prescindir de estas catapultas y los cables de frenado, cómo se hizo en el Dédalo.

Al final, hubieran venido los Harriers de igual forma y no creo que hubiera cambiado el desarrollo posterior de nuestra aviación naval.

Quizá la única diferencia habría sido que, al ser un barco más caro de mantener, los recursos para otros programas hubieran sido menores o el barco se hubiera tenido que dar de baja antes.

¿Te ha gustado? Compártelo:
Facebook
Twitter
Google+
Email
Imprimir

3 comentarios en “¿Otro Portaaviones Dédalo?

  1. El Dédalo fue una gran elección, acorde a las capacidades.
    Me gustaría conocer su opinión sobre una idea que me ronda desde la desaparición del PdA.

    Podríamos haber estirado el Dedalo (5-6 años) hasta sustituirlo con uno de los 7 LPH de clase Iwo Jima, que se dieron de baja entre los 94-98 y haberlo recibido de manera semejante que se hizo con los Newport?

    Mas allá de los efectos industriales

    • Gracias por tu comentario.

      Completamente de acuerdo contigo, el Dédalo fue una gran elección y con un presupuesto mínimo la Armada consiguió mucho.

      Cuando la Armada buscaba sustituto al Dédalo una de las primeras opciones fue la cesión de uno de los Iwo Jima, el Guam, que había probado el concepto del SCS.

      El problema de esa opción es que sustituías un barco con 45 años por otro con 30.

      Yo creo que la Armada tomó la mejor decisión con el PdA y, aunque no me guste, también acertó cuando lo dio de baja.

      Saludos.

Deja un comentario