Destructores Clase Alsedo

Los buques clase Alsedo fueron los primeros destructores modernos de la Armada Española en el siglo XX. Buenos y marineros buques, tuvieron una larga carrera operativa y, especialmente el Velasco, una destacada actuación en la Guerra Civil española. Vamos a analizar sus características e historia.

Foto de portada: El Velasco y el Alsedo. Fuente: Vicentetg.

Publicidad




Origen

Dentro de la denominada Ley Miranda (aprobada por el Decreto Oficial nº 39 del 17 de febrero de 1915) se establecía la construcción de 6 cazatorpederos por un importe total de 30 millones de pesetas. En dicha ley, no se establecían sus características, pero si se establecía (como en otras unidades incluidas en el proyecto) su construcción en dos grupos de tres, para poder mejorar el proyecto del segundo grupo con la experiencia (o los nuevos desarrollos) surgidos durante la construcción del primer grupo.

Aunque se autorizo el comienzo de se construcción el 1 de marzo de 1916, hubo de esperar al final de la Primera Guerra Mundial para el inicio real de su construcción.

 Puesta en QuillaBotaduraEntra en ServicioBaja
Alsedo26/05/192021/10/192222/08/192424/05/1957
Velasco06/07/192016/06/192327/12/192409/04/1957
Lazaga15/10/192006/03/192417/08/192520/02/1961

Características

Los tres buques fueron construidos en los astilleros de la S.E.C.N. en Cartagena.

El casco estaba construido con acero de alta tensión, dotado con proa recta y popa redondeada.

Destructor Alsedo

Fuente: History.navy.mil

El buque estaba dividido en 16 compartimientos estancos. Las calderas estaban situadas en dos de estos compartimientos, mientras que las turbinas iban en otro compartimento.

Una de sus características más distintivas eran las cuatro chimeneas que disponían, una por caldera. Han sido los buques de la Armada Española con más chimeneas.

Disponía de un puente de mando descubierto no muy amplio y dos pequeños palos, uno tras el puente y otro más pequeño a popa.

Dimensiones 
Eslora85 m
Manga8,2 m
Calado 3,3 m
Desplazamiento
Estándar1.164 toneladas
Plena Carga1.337 toneladas
Propulsión
Calderas4 Yarrow
Turbinas2 Parsons
Potencia33.000 CV
Velocidad34 nudos
Autonomía2.500 millas a 10 nudos
Armamento
Cañones3 de 101 mm

2 de 47 mm

Tubos lanzatorpedos4 de 450mm
Tripulación86

Maquinaria

Una de las características más destacadas de estas unidades era la gran velocidad que podían alcanzar, oficialmente 34 nudos, pero llegaron a los 37 nudos en pruebas.

Estaban dotados de dos grupos de turbinas (de alta y baja presión) del tipo Parsons, que accionaban dos hélices. La potencia desarrollada por la planta motriz alcanzaba los 33.000 CV.

El vapor necesario era generado por cuatro calderas Yarrow. Otra de las novedades estos destructores era que estas calderas sólo empleaban fuel por primera vez en la Armada Española.

La autonomía se fijó en 1.700 millas a 15 nudos y 2.500 millas a 10 nudos, embarcando 272 toneladas de fuel. Las pruebas iniciales arrojaron autonomías superiores, pero el consumo obtenido en condiciones reales fue superior al de las pruebas.

Armamento

El armamento principal consistía en tres piezas Mark “K” de 101,6 mm y 40 calibres. Fueron construidas en España con licencia Vickers. Eran las primeras piezas de la Armada que disponían de cierre de cuña. Estaban situadas en el castillo de proa, entre la segunda y tercera chimenea y en la toldilla, todas en crujía, disponiendo de pequeños escudos.

Para la defensa antiaérea disponían de dos cañones de 47mm y 50 calibres, construidos en España bajo licencia Vickers.

Destructor Velasco

Fuente: History.navy.mil

Como armamento torpedero disponía de dos montajes dobles de tubos lanzatorpedos situados en crujía tras las chimeneas y la pieza popel de 101mm. El calibre de estos tubos no está claro. Algunos autores mencionan el 533mm y otros el 450mm.

Lo que sí parece claro es que tras la modernización disponían de tubos lanzatorpedos de 450mm.

También se podían instalar sobre cubierta, en la zona popel, dos railes para fondear 60 minas.

Modernización

En octubre de 1938, el Velasco entro en dique para comenzar un amplio periodo de reparaciones tras dos años de intenso servicio. Estas obras fueron aprovechadas para realizar una modernización al barco.

Al final de la Guerra Civil, los dos barcos que habían servido bajo bandera republicana estaban en tan mal estado que se decidió enviarlos al Ferrol para realizarles la misma modernización que se estaba llevando a cabo con el Velasco.

Destructor Clase Alsedo planta

Alzado de los Alsedo modernizados. Fuente: Página Oficial Armada Española

Se desmontó todo el armamento y superestructuras, montándose un puente de mando de nuevo diseño, completamente cerrado y de mayor altura. Se instalo un nuevo palo trípode con una cofa situado tras el puente de mando. Todo el casco y servicios fueron sometidos a revisión y reparación.

Se hizo un recorrido general del aparato motor, volviendo a dar en pruebas los 34 nudos.

Las piezas de 101mm fueron sustituidas por 3 cañones de 101,6mm procedentes de los acorazados clase España, encamisadas de nuevo y dotadas de escudos hasta la cubierta. Como armento antiaéreo se embarcaron tres piezas de 20mm. Los tubos lanzatorpedos fueron dotados de mecanismos de puntería basados en los instalados en los destructores clase Churruca de la primera serie. También se instalaron dos morteros y un varadero para el lanzamiento de cargas de profundidad.

El coste de la modernización alcanzo los 8 millones de pesetas por buque, sin incluir el armamento.

Historial

A su entrada en servicio eran los únicos destructores en servicio, dadas las limitadas características de los Bustamante.

Inicialmente les fueron pintadas en sus amuras la inicial de su nombre. También se les pinto una línea blanca en la chimenea proel al Velasco y dos al Lazaga.

De forma análoga a la anterior serie, se les asigno nombres de grandes marinos españoles. El Alsedo fue bautizado en memoria de D. Francisco Alsedo y Bustamante, comandante del navío Montañés, muerto durante el combate. El Velasco recibió su nombre en memoria de D. Luis Vicente Velasco fallecido durante la defensa de La Habana en 1792. El Lazaga debía su denominación a D. Juan Lazaga, comandante del crucero Almirante Oquendo, fallecido durante el combate de Santiago de Cuba.

Alsedo

El 9 de septiembre de 1925 participo en el desembarco de Alhucemas, encuadrado en la Escuadra de Instrucción. Durante estas operaciones, el 7 de septiembre fue abordado por la noche por el cañonero Dato, produciéndose una pequeña vía de agua que fue rápidamente controlada.

Destructor Alsedo

Fuente: History.navy.mil

En 1926, junto al crucero Blas de Lezo, apoyo al vuelo trasatlántico del Plus Ultra.

Publicidad




Los siguientes años realiza varios cruceros de instrucción con alumnos de la Escuela de Guerra Naval y participa en numerosas maniobras.

Al estallar la Guerra Civil, está destinado en la Escuela de Armas Submarinas de Cartagena, pasando a formar parte de las fuerzas navales de la Republica. La presencia en la Escuadra Republicana de los modernos y muy superiores Churruca, hizo que el Alsedo fuera destinado a misiones secundarias, siendo su operatividad baja. Al final del conflicto estaba abandonado en muy mal estado en Cartagena.

Modernizado en Ferrol, al volver al servicio el 11 de diciembre de 1943, fue asignado a la Escuela Naval Militar realizando labores de formación y cruceros de instrucción en compañía de sus gemelos. Fue dado de baja el 24 de mayo de 1957.

Velasco

Forma parte de la Escuadra participante en el desembarco de Alhucemas el 8 de septiembre de 1925. Durante la noche del 12 de septiembre, es abordado por el cañonero Cánovas del Castillo, teniendo que arribar a Melilla para efectuar reparaciones.

Durante 1926 realizo varios cruceros de instrucción por el Mediterráneo, embarcando alumnos de la Escuela de Guerra Naval. Paso los siguientes años realizando cruceros de instrucción y participando en diferentes maniobras navales.

En julio de 1936 estaba asignado a la Escuela de Tiro en Marín, al mando del capitán de corbeta Manuel Calderón, incorporándose a las fuerzas navales del bando sublevado, siendo durante gran parte de la guerra el único destructor en servicio en las fuerzas nacionales.

Destructor Velasco

Fuente: History.navy.mil

El 3 de septiembre efectuó un ataque sin éxito contra el submarino C-5 en las proximidades de Gijón. El 17 de septiembre hunde el submarino B-6 con fuego de cañón. Durante los meses siguientes realiza diversas misiones de minado y bombardeo de posiciones costeras, enfrentándose en varias ocasiones con bacaladeros republicanos armados.

El 30 de abril de 1937 procedió a interceptar un carguero inglés con rumbo a Santander junto al acorazado España. Este último maniobro para interponerse entre el carguero y la costa, entrando en un campo minado frente al cabo Galizano, siendo alcanzado por la explosión de una mina. El Velasco abandono la persecución del mercante y se arbolo al sentenciado acorazado (entrando en el campo de minas) para rescatar a su tripulación.

El 3 de septiembre de 1938, tras pasar 3 meses en el astillero de Ferrol efectuando reparaciones, es enviado al Mediterráneo donde efectúa numerosas misiones de escolta, intercepción de mercantes enemigos, minado y bombardeo de posiciones costeras.

En octubre de 1938 volvió a Ferrol para un nuevo periodo de mantenimiento y reparaciones, siendo aprovechada esta entrada en dique para realizarle un proceso de modernización, no volviendo a participar en más acciones durante la guerra.

Terminada la Guerra Civil y concluir su modernización en 1943, fue asignado a la Escuela Naval Militar cumpliendo labores de formación en dicha escuela. Fue dado de baja el 4 de abril de 1957, tras más de 33 años en servicio.

Lazaga

El 8 de septiembre de 1925 participo en el desembarco de Alhucemas, encuadrado en la Escuadra de Instrucción.

Los siguientes años realiza varios cruceros de prácticas con alumnos de la Escuela de Guerra Naval y participa en numerosas maniobras.

En 1932 es enviado a Sevilla para hacer frente a las revueltas anarquistas producidas en la ciudad.

Destructor clase Alsedo Alzado

Planta de los Alsedo modernizados. Fuente: Página Oficial Armada Española

Al comenzar la Guerra Civil, en julio de 1936, aunque estaba asignado a la Escuela Naval, se encontraba en Cartagena en dique seco para efectuar reparaciones, integrándose en la Flota Republicana.

En marzo de 1937 es destinado a la base de Almería, auxiliando el 13 de mayo al destructor inglés Hunter tras chocar con una mina. El 20 de agosto es atacado por el submarino italiano Giuseppe Finzil. Esta lanza dos torpedos contra el destructor, que no es alcanzado, contratacando este último con cargas de profundidad que dañan ligeramente al submarino.

El 6 de marzo de 1938 formo parte de la agrupación republicana que participo en el combate de Cabo de Palos, donde resulto hundido el crucero pesado Baleares.

Inmovilizado en Cartagena durante 1939 por problemas en sus calderas, fue alcanzado el 5 de marzo de 1939 durante un bombardeo. Al final de la guerra se encontraba en dicho puerto en muy malas condiciones, siendo enviado a Ferrol, donde en 1940 comenzó su proceso de modernización.

El 11 de diciembre de 1943 volvió al servicio, asignado a la Escuela Naval Militar cumpliendo principalmente labores de instrucción. El 20 de febrero de 1960 es dado de baja.

Los Alsedo en perspectiva

Los Alsedo fueron unos buenos y longevos barcos. Si es cierto que a su entrada en servicio acusaban la relativa antigüedad de su diseño, principalmente por el gran desarrollo alcanzado por el destructor durante la Primera Guerra Mundial. Pero no eran buques obsoletos como los clasifican algunos autores. Eran buques comparables con gran parte de los destructores en servicio en otras armadas, aunque si es cierto que fueron superados rápidamente por los nuevos modelos que entraron en servicio a finales de la década de los años 20 del pasado siglo.

Publicidad




Otro punto criticable, no al diseño, era su escaso número, sólo 3 unidades en un momento en el que la Armada Española no disponía de ningún destructor real (no consideramos destructores a los Bustamante, que sobre el papel si lo eran). Pero el motivo de esta serie tan corta fue que los otros tres destructores incluidos en la Ley Miranda (los Churruca) fueron construidos bajo un diseño completamente diferente y esta vez si eran barcos con unas características que iguales o superiores al resto de destructores de otras armadas.

Tenían carencias evidentes en el armamento antiaéreo y antisubmarino, pero era una situación análoga en la mayoría de las armadas.

En resumen, no fueron un diseño puntero, y pronto pasaron a segunda fila tras la entrada en servicio de la numerosa serie Churruca, pero fueron buenos barcos, que navegaron muchos años y ofrecieron un gran servicio a la Armada Española.

¿Te ha gustado? Compártelo:
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on print
Imprimir

Deja un comentario